// entredos@fundacionentredos.org // 915220022 //

 Territorios de la Voz: workshop de exploración vocal, canto y Gestalt

Impartido por Carine Bizot y Natacha Crawford

Un viernes al mes en la Fundación Entredós de 18.00 a 21.30.
40€ socias / 45€ no socias al mes.
Reservas en entredos@fundacionentredos.org / 91 522 00 22

¿Qué se expresa a través de la voz?

“La voz es el músculo del alma”, A.Wolfsohn

“El acto vocal es una habilidad innata que se puede afinar para liberar nuestro potencial vocal y humano. La voz, nuestra voz, nace justo después de nuestra primera inspiración y nos acompaña durante toda nuestra vida. Es nuestra huella más íntima, bella y única”, Natacha Crawford

Estas dos citas ilustran muy bien lo que caracteriza el acto de cantar para Natacha Crawford, cantante, música y profesora de voz, y Carine Bizot, terapeuta Gestalt: nos conecta con nuestra esencia, con nuestro ser más íntimo, delicado y a veces escondido, con nuestra naturaleza más primitiva, más salvaje, más libre. También nos permite dar un sonido, una melodía, un pulso y un sentido a una memoria recóndita a modo de catarsis.
Cantar es, al fin y al cabo, una cita con el sonido de la vida, de nuestra vida.
Por todo ello, nuestra voz es un tesoro.

¿Qué es Territorios de la Voz?

Para ir en busca de este tesoro, Carine y Natacha proponen Territorios de la voz, un Workshop de exploración vocal, canto y Gestalt. La esencia de este proyecto es la (re)conquista de nuestra creatividad como mujer, un territorio que no entiende de límites ni fronteras. Este viaje se hace en clave de exploración por los paisajes sonoros, corporales y emocionales de cada viajera y del grupo: se trata de un paseo por nuestras cuerdas vocales, un recorrido por las distintas partes del cuerpo movilizadas para sostener nuestra voz y de una acogida amable de las emociones que van brotando a lo largo de este viaje. Un viaje creativo y transformador también, ya que se abren nuevos espacios.
Este proceso exploratorio cobra todo su sentido a lo largo de la travesía por las distintas etapas que lo señalan: partiendo de la escucha, pasando por la respiración, el cuerpo como anclaje, el habitar el presente y el mundo, y llegando finalmente a la creatividad…
Estas son algunas de las temáticas que se trabajan de manera transversal desde distintos abordajes, que hacen de este trabajo una propuesta holística, con la ayuda de diferentes herramientas que van desde la meditación, estiramientos, el yoga, distintos abordajes y técnicas corporales tales como Alexander y Feldenkrais, ejercicios de improvisación inspirados del trabajo del Roy Hart Theatre y dinámicas de Gestalt.

¿Qué aporta la Gestalt?

En esta propuesta, lo que nos parece fundamental es que todas las vivencias de las participantes tienen cabida y acogida, sea a nivel corporal, vocal o emocional, no sólo por lo que despierta en cada mujer el trabajo propuesto, sino también en relación al grupo, ya
que este workshop tiene la gran virtud de proporcionar un espacio de experimentación compartida en el que el grupo tiene como función principal el acoger.
El hecho de integrar las herramientas propias de la Gestalt facilita un acompañamiento guiado y un apoyo a las participantes en este camino de experimentación con conciencia, en esa búsqueda íntima y muchas veces delicada, por lo que es importante para las
facilitadoras que ese tránsito se haga dentro de un espacio a la vez arropador y estimulante. Segun J. Zinker (uno de los pioneros de la Terapia Gestalt), “Crear es celebrar la propia grandeza, es el acto a través del cual cada persona afirma su divinidad. El acto creativo es la celebración de la vida. Es también un acto social, es compartir con mis hermanos esta grandiosa celebración”. Esta cita ilustra a la perfección el espíritu con el que se enfoca este taller y que va a impregnar el trabajo.

¿Qué actitud vital se pretende cultivar con esta propuesta?

La actitud con la que se pretende contaminar a las participantes en este espacio es la de la curiosidad y la disponibilidad para adentrarse cada una en su mundo creativo, y disfrutar de la libertad que este universo procura. ¿Cómo? Cultivando la espontaneidad y
consolidando la confianza que se necesita para sostener las propuestas vocales que aparezcan de nuestro interior. Para ello, en cada sesión vamos a ir preparando el cuerpo y la mente, estirando, bostezando, relajando, poniendo atención a nuestro gesto respiratorio, meditando, contactando, soltando sonidos para alcanzar la máxima apertura y atención, así conseguir la concentración necesaria para ir en busca de estos nuevos espacios, jugar y experimentar hasta donde nos apetezca, dando la mínima cabida posible a la exigencia y el juicio… porque el objetivo no es tanto llegar a una performance vocal sino que cada mujer, cada una a su ritmo, sin necesidad de conocimientos previos, vaya
contactando con la alegría de cantar, el placer de jugar con su voz y compartirla, soltando poco a poco la vergüenza y los juicios sobre su manera de cantar, y pueda descubrir la belleza que encierra su voz.